«Volver a la página principal de El rincón de Dani

¿Con quién te comparas? Ejemplos de comparación

latas-de-refresco

Muchos adultos me dicen que no compare porque las comparaciones son odiosas. Todos menos uno. Ese adulto que no me lo dice sabe mucho de cómo funciona el cerebro de las personas.

Resulta que el cerebro funciona por comparación. Da valor a todas las cosas dependiendo de con qué las compara. Yo sé que el sol es amarillo porque mi cerebro lo compara con el color de otras cosas. También sé que ir al parque es divertido porque mi cerebro lo compara con otras cosas aburridas. ¡Mi cerebro compara las 24 horas del día todo lo que veo, y escucho, y toco, y…! ¡Todo! ¡Y el tuyo también!

Mi amigo me puso el ejemplo con un refresco rico. La lata tenía 200 mililitros y ponía que llevaba 55 miligramos de sodio. ¿Es mucho o es poco sodio? Yo le dije que no sabía lo que era el sodio. Ni tampoco un mililitro ni un miligramo. Y él me respondió que los adultos también suelen responder dudando, o con un «depende».

¿Qué decís vosotros? ¿Depende? ¿Depende de qué?

latas-de-refresco

¿Cuántos miligramos de sodio habrá en todas estas latas? :O

Mi amigo me explicó lo que es el sodio, lo que es un miligramo y lo que es un mililitro y también me dijo que 55 miligramos de sodio es sólo un 2% de la cantidad de sodio diaria que recomiendan tomarse. ¡Comparado con eso es poco!  Pero si lo comparamos con otro refresco que tiene 30 miligramos, es mucho.

Cuando me dan un caramelo, yo lo comparo con el momento en que no lo tenía. ¿Tengo mucho? Claro que sí, ¡tengo un caramelo y puedo disfrutarlo! Pero si me comparo con un niño que tiene 3 caramelos, ¿sigo teniendo mucho? ¿Ese niño con los 3 caramelos tiene mucho? Depende.  Siempre depende.

Los adultos que tenéis una cama donde dormir, que tenéis un plato para comer, que tenéis unas calles seguras por las que pasear, que tenéis familia y amigos, ¿tenéis mucho o tenéis poco? Depende de vosotros y de con qué comparéis vuestra situación. Aunque yo, que tengo todo eso, me considero la persona más afortunada del mundo.

¿Recordáis que en el artículo que escribí sobre el agradecimiento os hablé de la serotonina? ¿A que es una palabra bien chuli? Pues resulta que si cuando comparáis creéis de corazón que tenéis mucho, vuestro cerebro os dará mucha serotonina y os sentiréis genial :D

Enviar comentario